Actividades: IH denuncia la ola de violencia que sufre el campo valenciano.
CALENCIA
IH denuncia la ola de violencia que sufre el campo valenciano.
 
Ante la creciente ola de violencia en el campo valenciano y en general, en todo el campo español, todas las organizaciones agrarias protestan reclamando más vigilancia y sobre todo más controles en los puntos de venta. Ya no son sólo los hurtos de frutas y verduras, o el robo de cables eléctricos. La violencia se está cebando en el campo llegando a las palizas y amenazas. Este clima de inseguridad puede ser la puntilla que acabe con el campo valenciano. La crisis es muy profunda, hasta el punto que apenas se trabaja en él.


Así le ocurrió a un agricultor de la comarca de la Safor que, al ver a varias personas en su campo, acudió a pedir explicaciones. Uno de los hombres “con acento extranjero” que no precisó, lo empujó, lo tiró al suelo y le propinó varias patadas. Luego, con toda tranquilidad robaron todo lo que quisieron.
 
Todas las organizaciones agrarias se han pronunciado pidiendo un endurecimiento del Código Penal y un sustancioso cambio en la normativa que rige la seguridad en el campo. También pidieron un mayor control en los puntos de venta, especialmente en las pequeñas fruterías y verdulerías de barrio, que son las que más acogen los productos robados.
 
Debe ser así, pues como bien dijo Cristóbal Montero, presidente de AVA, “la gente está desmoralizada. No cree en la justicia y piensa que denunciar es una pérdida de tiempo”. A esto respondió Ricardo Peralta, delegado del Gobierno, que los aparatos del Estado sólo se mueven cuando hay denuncias. Apostó por conseguir una mayor coordinación con los ayuntamientos a través de las Juntas Locales de Seguridad.
 
O sea, nada de nada. El mismo discurso de siempre que no lleva a ninguna parte.
 
Este clima de inseguridad puede ser la puntilla que acabe con el campo valenciano. La crisis es muy profunda, hasta el punto de que apenas se trabaja en él. En estas fechas empieza la época de poda de los cítricos y el abonado de primavera y las cuadrillas de podadores están paradas. Sencillamente, no hay dinero para pagarles.
 
Si no hay poda ni abonado, la naranja del año que viene será de pésima calidad, pero si no hay dinero no se puede hacer nada. Si a todo esto le añadimos robos y violencia, el campo valenciano se hundirá sin remedio. De momento, las administraciones sólo prometen. Esperemos que algún día dejen de prometer y trabajen de verdad.
 

Enlaces Relacionados

· Más Acerca de CALENCIA


Noticia más leída sobre CALENCIA:
Desastre la campaña citrícola en la Comunidad Valenciana.

Opciones


 Versión Imprimible  Versión Imprimible

 Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Nuke ET Copyright © 2004 por Truzone.
Página Generada en: 0.103 segundos