Opinión: El origen de la crisis
Economía

El origen de la crisis. Manuel Leal

Cómo explicarías qué es la crisis a tus hijos? A veces las explicaciones más sencillas son las más esclarecedoras.
Evidentemente la actual crisis es fruto de un mecanismo mucho más complejo del expuesto a continuación, y que no pretendemos analizar en esta ocasión.



¿Cómo explicarías qué es la crisis a tus hijos? Mientras las familias ven peligrar el trabajo de varias generaciones, el bache parece venirles bien a los más ricos. Este “cuento para niños”, puede parecer sencillo y no descubrirá nada nuevo al lector informado. Pero en ocasiones es conveniente recordar el origen de unos hechos, que por simples tienden a ser olvidados.
 
 
La crisis, de forma comprensible para un niño
 
 
El origen de la crisis se remonta al siglo XVII. Es entonces cuando los prestamistas, depositarios del oro de terceros, comienzan a emitir recibos en papel. Como garantía de estos recibos establecen las reservas de oro de sus cajas fuertes. Es el inicio del papel moneda.

Los ciudadanos utilizan esos recibos o papel moneda en sus transacciones. Es el comienzo de la banca moderna y de la emisión del dinero como hoy lo entendemos.
 
Los prestamistas, origen del los actuales bancos, comprueban que los depositantes no retiran los recibos. Personas y empresas comienzan a utilizar regularmente estos “recibos” en sus transacciones. También  se dan cuenta de que es posible emitir papel moneda por encima de los depósitos, ya que la gente rara vez convierte sus billetes en oro.

Paralelamente comienza el desarrollo del interés. El dinero se presta a un interés, lo que provoca que cada año haya demanda de más dinero, precisamente para pagar ese interés.

El negocio crece y se crean los Bancos Centrales con la capacidad de emitir y regular dinero en circulación de un país. Con ellos los gobiernos ceden soberanía política. Bajo su presión, caen las monarquías entonces, o los partidos políticos en nuestro siglo se domestican.
 
El dinero fiduciario se empieza  a emitir en función de las demandas de crédito, ya no de la riqueza real o de las reservas de oro. El dinero ya no es sinónimo de riqueza sino de deuda.

El dinero fiduciario en circulación crece a un ritmo mucho mayor que la riqueza real del país. La burbuja financiera se traslada a la Bolsa y las empresas cotizan por encima de su patrimonio real.
 
Al final del proceso nos encontramos con unos países “x” de riqueza real,  pero con “x por 10” de dinero (papel) en circulación. Las crisis no son otra cosa que la necesidad de dividir la riqueza real entre el dinero fiduciario.

Los Bancos Centrales tienen la necesidad cada cierto tiempo de “hacer caja”, o lo que es lo mismo, convertir la deuda financiera en activos reales. Para ello cortan el crédito a los Bancos y estos se lo cortan a los ciudadanos.
 
La economía se paraliza, se derrumba el consumo y se dispara el paro.
El ciudadano ve cómo sus ahorros se volatilizan (derrumbe de la Bolsa). Se mantiene su deuda financiera (hipoteca) y sin embargo se derrumba el valor de su activo inmobiliario.

En definitiva, de nuevo la Alta Finanza se lleva el producto del trabajo de varias generaciones de ciudadanos.
 

Enlaces Relacionados

· Más Acerca de Economía


Noticia más leída sobre Economía:
LA FUNCION SOCIAL DEL TRABAJO.

Opciones


 Versión Imprimible  Versión Imprimible

 Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo

Disculpa, los comentarios no están activados para esta noticia.
Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Nuke ET Copyright © 2004 por Truzone.
Página Generada en: 0.090 segundos