Actividades: IH en contra de la “tarjeta azul” de residencia europea.
Inmigración

Economía Laboral; IH en contra de la “tarjeta azul” de residencia europea.

El trabajador autóctono en peligro de extinción.

Luís López (IH), denuncia los planes del comisario Frattini de la Comisión Europea, que incluyen permisos de residencia de 'tarjeta azul' para los empleados preparados. Esto les permitiría trabajar en un país miembro por un periodo inicial de dos años y trasladarse a otra nación de la UE tras dos o tres años de residencia en el primero. Se trata de un procedimiento rápido para admitir a trabajadores muy preparados y se aplicará también a aquellos que ya residan legalmente en un país de la UE.  Poco menos que declarar al trabajador autóctono en peligro de extinción.

        

ECONOMIA LABORAL
                       
            Durante estos días se habla en el Gobierno y en el ruedo político de las tan traídas y llevadas cuentas con las que se pretenden “financiar” y paliar las situaciones de precariedad laboral, familiar y social con la que nuestros queridos políticos nos han obsequiado a lo largo de esta legislatura y de la anterior, ya que el problema viene de lejos. 
 
            El lenguaje empleado en todos los foros que se discute no deja de ser difuso, abstracto y por tanto poco concreto. Oímos hablar de incertidumbre de los mercados, de posible recesión, de “desaceleración”, términos para los que el neófito en la materia no dejan de ser un galimatías difícilmente entendible. Para colmo las últimas reuniones de la comisión europea con el comisario Frattini al frente destacan que “el 85 por ciento de la fuerza laboral no cualificada del tercer mundo iba ahora a los Veintisiete, frente sólo un 5 por ciento de personal preparado. Estados Unidos, por contra, atraía a un 55 por ciento de los cualificados y sólo un 5 por ciento de los no cualificados.”
 
            No deja de ser significativo ya que viene a ratificar lo que desde Iniciativa Habitable hemos denunciado en otras ocasiones: lo que   se crean son  puestos de baja cualificación ad hoc,  en los que emplear a la mano de obra extranjera lo que supone una precarización  de las condiciones laborales de nuestro país.
 
            No contentos con destacar esto nuestros comisarios europeos en quórum convienen en destacar que 'Tenemos que cambiar estas cifras con una nueva visión”. Es más los planes de Frattini incluyen permisos de residencia de 'tarjeta azul' para los empleados preparados, lo que les permitiría trabajar en un país miembro por un periodo inicial de dos años y trasladarse a otra nación de la UE tras dos o tres años de residencia en el primero.
 
            Las propuestas darán lugar a un procedimiento rápido para admitir a trabajadores muy preparados y se aplicará también a aquellos que ya residan legalmente en un país de la UE.
 
            Poco menos que hablamos de declarar al trabajador autóctono en peligro de extinción. Cabría preguntarse qué entiende el comisario Europeo Frattini por “empleado preparado”, pero eso es algo que dejaremos para otra ocasión.
 
            Centrándonos en el aspecto económico que conlleva la inmigración y con el fin de rebatir el mantra que tanto este Gobierno como el anterior han repetido hasta la saciedad, con el fin de hacernos pasar por verdad la mentira, habría que comentar una serie de cuestiones:
 
·        Emigración de un país a otro:
 
             Los trabajadores emigran del país de origen a España movidos entre otras razones por mayores ganancias, es decir una motivación intrínseca y personal, ganar más dinero. No hablamos de situaciones de hambruna, sino de una situación de deseo de mejora de condiciones saláriales. 
 
            Otra cuestión importante a tener en cuenta como en todo supuesto “ideal” en términos económicos, las variables tienen que ser constantes y deben de tener unos parámetros definidos y controlados. Para que funcione esta migración, no tiene que haber costes por lo que la información será gratuita y no existirán barreras aduaneras (creo que a este respecto no tenemos lugar a duda de que esta última premisa viene dándose así).
 
·        Consecuencias sobre los salarios:
 
            En España aumenta el número de trabajadores, por lo que disminuirán los salarios.  Se produce una mayor oferta de mano de obra lo que incide en el salario que las empresas están dispuestas a pagar. Al haber una mayor cantidad de trabajadores los nacionales se ven obligados a ser salario-aceptantes. No tienen otra opción que, al verse desbordados por el número potencial de asalariados que rebajar sus condiciones económicas para poder ser “competitivos”. En cuanto a los trabajadores foráneos, estos encontrarán como una mejor opción el salario a percibir en nuestro país, que el que percibían en sus países de origen.
 
            En los países de origen el salario se elevará al disminuir la cantidad de trabajo porque hay menos trabajadores. Los trabajadores emigrarán hasta que se igualen salarialmente  los dos mercados, el español y el del país de emisor de trabajadores.
 
            Esto es lo que dice la teoría en un supuesto de estudio económico. Pero la realidad es que en muchos de esos países fabricantes de inmigrantes, la situación de precariedad o de corrupción de las fuerzas sociales, es endémica. La situación no llega a igualarse y en el caso de que se iguale termina derivando en una iguala a la baja, puesto que los trabajadores nacionales acaban cobrando menos en términos relativos y en términos reales. No hay más que comprobar en el día a día en encarecimiento de la vida en nuestro país y el endeudamiento cada vez mayor de las familias.
 
·        Consecuencias sobre la producción :
 
            Debido a la reducción de los salarios, las empresas serán más rentables. Se producirá un aumento de la producción y del empleo. Se producirá un aumento de la producción por el aumento de mano de obra. Pero hay que matizar este punto; será deseable que la producción aumente en sectores que supongan un desarrollo y estabilización del tejido social del país, en sectores como la industria, la investigación, o incluso la ganadería y la agricultura. Esta situación no se da en España, donde la industria es solo un recuerdo, donde la investigación es la hermana pobre en las dotaciones de los presupuestos generales del Estado y donde la ganadería y la agricultura sufren continuas trabas y recortes de producción por parte de Europa.
 
            El aumento de “producción” en nuestro país se ha dado en la construcción, en claro y franco retroceso, con la consecuente pérdida de puestos de trabajo que esto conllevará, sector en el que se emplean la mayoría de los trabajadores extranjeros.
 
            Y se  ha dado también en la hostelería, que a su vez se nutre del turismo. Un turismo que cada vez gasta menos en nuestro país y que cada vez viene menos. Esto conllevará también, una destrucción de puestos de trabajo y en el sector hostelero. La mayoría de la mano de obra incorporada es extranjera, debido a la precarización de condiciones que se dan en dicho sector.
 
            No es por tanto muy deseable el referido aumento de producción, cuando las consecuencias de tan vacuo y fútil aumento, van a traer secuelas desastrosas para nuestro país y para nuestra estabilidad social y laboral.
 
·        BALANCE DE LA SITUACIÓN.
 
            En resumidas cuentas las puestas abiertas a la inmigración que este país ha llevado a término con este Gobierno y con el anterior, supone una bajada de salarios.
 
            Debido al exceso de oferta, los salarios nominales tienden a reducirse y aumenta la producción, pero en sectores que no garantizan un crecimiento estable y de garantías en nuestro país.
 
            También aumenta el empleo, pero solo mientras lo hace la producción, algo evidente, y si como ya se ha expuesto, la producción no tiene un sólido basamento, esta creación de empleo es sólo un espejismo. Además no es únicamente deseable que crezca el empleo, sino que dicho empleo sea de calidad y no precario, como el que se está dando en España.
 
            Además la teoría económica sostiene que seguirá habiendo entrada de trabajadores en España hasta que la ventaja salarial con respecto al país de origen desaparezca, es decir, que en el supuesto económico, hasta que en Ecuador no se igualen los salarios con los que se perciben en España, seguirá habiendo inmigración,..., sobran los comentarios.
 
            Por otro lado la idea de la “tarjeta azul” que los prohombres de la Europa Económica Unida pretender implantar, no hará más que agravar los problemas laborales de nuestro país. Espero haber arrojado un poco de luz en la tiniebla económica con la que políticos y medios de comunicación nos quieren cegar.
 
LUIS LÓPEZ
GRADUADO SOCIAL
LICENCIADO EN CIENCIAS DEL TRABAJO
 

Enlaces Relacionados

· Más Acerca de Inmigración


Noticia más leída sobre Inmigración:
Campaña en los barrios

Opciones


 Versión Imprimible  Versión Imprimible

 Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo

Disculpa, los comentarios no están activados para esta noticia.
Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Nuke ET Copyright © 2004 por Truzone.
Página Generada en: 0.093 segundos