Actividades: SR. SEBASTIÁN, CABEMOS 423 MILLONES
Inmigración
Alberto Grasa.
 
Respuesta de Iniciativa Habitable a las delcaraciones de el Sr. Sebastián, candidato a la alcaldía de Madrid por el PSOE.
 
SR. SEBASTIÁN, CABEMOS 423 MILLONES
 
Días atrás, para acallar la creciente preocupación social por la masificación que sufre España con las inacabables oleadas de inmigrantes, , soltó la gracia de que, tras concienzudos estudios, nuestro país puede dar cobijo a 66 millones de habitantes.

Con el mismo concienzudo y científico sistema, yo cojo la densidad, en habitantes por kilómetro cuadrado, de Bangladesh, 835, y me sale que podemos llegar a 423 millones … viviendo con un euro a día y comiéndonos unos a otros cuando no mire la policía. Además, y es cierto, bajando la tasa de desempleo; que Bangladesh la tiene oficialmente en un 3,3% ( emplean a muchos reciclando basura ). Desde luego, a falta de planicies como las de aquella tierra, tendremos que ir alojándonos en el Aneto y sobre las rocas de Fisterra, pero … ¡Vaya oportunidad para seguir con el negocio del ladrillo!.



        Sr. Sebastián, con la oportunidad que tiene su partido de engañar a unos cuantos  de los que no van a volver a votar a Faraón, perdón, a Gallardón, y usted con sandeces. No justifique ante los españoles una necesidad de población extranjera que sólo le sirve a la izquierda como futura cantera de votos y para intentar ( donde todas las sociedades han fracasado ), crear el planeta multicultural de Peter Pan. Desde luego tampoco le parecerá mal al alto empresariado del PP tener veinte millones de esclavos extras para sustituir a los comodones españoles.
 
            Pero hay una seria y trascendental cuestión de fondo, ¿Cuántos cabemos?
 
            Históricamente España no ha sido un país de mucha población, porque es una tierra pobre. Siendo uno de los territorios más estables durante el máximo esplendor del Imperio Romano, amén de yacimiento metalífero y granero, no superó entonces los diez millones, cuando sólo Roma, un pedacito de la Península Itálica, tenía dos. Dos mil años después, superadas las diferencias industriales con Europa, tiene treinta y nueve millones, oleada de inmigrantes aparte. En resumen, nunca hemos cabido muchos.
 
            Para justificar estas afirmaciones, y sin ánimo de aburrir, voy a tirar, como elementos fijadores de población, del potencial productivo, al que ya se ha llegado al máximo; y el límite ecológico que tiene nuestro terruño. Lo haré con datos internacionales de 2002, ya que los actuales, con el baile de cifras que orquestan gobiernos de izquierda y derecha según quieran darlos, no son fiables ni trasladables a la marcha de la economía del ciudadano. Si quieren una prueba miren sus nóminas de hace cuatro años y vean si les han subido el 4% anual que dicen hemos avanzado desde entonces.
 
            Para hablar del potencial productivo, no es odiosa la comparación, ya que en éste caso es una meta el intentar, con el tiempo, llegar a los niveles de vida de los mejores de nuestro entorno. En el arco mediterráneo europeo los dos países más potentes son Italia y Francia, y, con todos mis respetos, me salto a Portugal, Grecia, etc. Desde luego no ha lugar compararnos con países de otros climas y recursos, que por allí nos gana la mayoría; o diferente situación política.
 
            Empecemos, y que me perdonen los de letras que voy con los números, con los datos medios:
 
        Único dato de 2006: Francia e Italia, 60 millones de habitantes, más o menos estabilizados en población. España, los 39 millones ya citados, mas 6 millones de inmigrantes ( legales e ilegales ) y su descendencia; 45 y subiendo.
 
        Para cada uno de ésos habitantes hay un producto nacional bruto aproximado de 23.500 dólares en Francia, 20.500 dólares en Italia y 17.000 dólares en España.
 
        Las tres naciones tienen su potencial productivo prácticamente al máximo, pero Francia tiene un déficit comercial del 3%, Italia un superávit del 2%, y España ronda un déficit del 40% en las previsiones más optimistas ( datos de 2002, hoy peor ).
 
        En los tres países los recursos y la industria están sobreexplotados, y seguramente no queda ninguna balsa de petróleo ni filón de hierro por descubrir. La proverbial riqueza metalífera española de la antigüedad no da hoy para cubrir nuestras necesidades básicas ( hierro, cobre, estaño, plata, uranio, etc.), teniendo que importar al precio que nos cobren. Y sin embargo, Francia e Italia, a falta de suficientes recursos propios, tienen a un tiro de piedra, como de Sevilla a Valencia en ambos casos, las ricas minas de la Europa Central. Analizo entonces recursos más imprescindibles, unos, y abundantes, otros, en las tres naciones.    +
 
Gas natural; Francia 1.800 millones m3, Italia 15.000, España 180.
Petróleo; Francia 1,9 millones de toneladas, Italia 4 y España 0,3.
Producción de acero; Francia 20 millones de toneladas, Italia 27 y España 15.
Producción de arrabio; Francia 12 millones de toneladas, Italia 11 y España 4.
Producción de aluminio; Francia 800.000 toneladas, Italia 200.000 y España 600.000.
Electricidad; Francia 520.000 millones de kw/h, Italia 265.000 y España 220.000.
Sal ( obtención de cloro ); Francia 7 millones de toneladas, Italia 4 y España 3.
 
        También nos superan en producción de maquinaria, automóviles, aparatos de comunicación y tecnología, etc. y en proporciones de varios a uno. Nosotros a ellos en mercurio, que cada día se usa menos; carbón, cada vez más en desuso y cerrando minas por la competencia de terceros países; y en materiales de construcción, que son sobre todo para consumo interno y con el próximo reajuste de los precios de la vivienda se van a ver arrastrados al gran batacazo.
 
         El turismo ni lo menciono por no ser una industria real y sin embargo es muy fluctuante, cada día con nuevos destinos en distintos puntos del globo que pueden llevarse gran parte del mercado español en cualquier momento; además, tanto Italia como Francia son dos potencias de primer orden casi parejas a España.
 
        Como se puede apreciar, tanto en la producción nacional como per cápita salimos perdiendo, y echando cuentas en cuanto a materias primas y potencial productivo, para igualar producciones por habitante, dicen los expertos ( los no correctamente politizados ) que España debería tener más o menos 36 millones de habitantes, a lo sumo.
 
         Hablar de un desarrollo industrial para subir la población o que la subida de la misma, como sucede hoy, produciría un incremento de la industria, es decir tonterías. Casi toda la inmigración se está dedicando a la construcción ( próximamente en crisis); al gigante con pies de barro que es la hostelería-turismo; las labores domésticas, un lujo que se ha querido dar mucha gente pagándoles menos que al trabajador español; y finalmente a las labores agrícolas con el mismo bajo sueldo, y de los que se prescindirá según se acaben las subvenciones de la U.E., que ya están bajando.
 
        A la par nos estamos desindustrializando, gracias a la bendita globalización, que manda las factorías a lugares con mano de obra barata. Italia y Francia por otro lado tienen potentes marcas propias ( Peugeot, Fiat, Renault, Zanussi, etc. ) que dejarán empleos en sus países, no así España.
 
          Por cierto, la referencia de desarrollo industrial sin materias primas es Japón, y con 130 millones de habitantes. Pero tiene un patio trasero donde sacar todo que se llama Océano Pacífico, que sólo comparte con China y EE.UU., ya que los famosos “tigres asiáticos” no son más que cachorros suyos. Nosotros no disponemos de ese patio, y lo poco que podríamos tener lo debemos compartir con el resto de la U.E. y Estados Unidos. Antes de que se me olvide, para los profetas de la inmigración: Japón mantiene desde hace décadas su estatus de segunda potencia mundial casi sin inmigrantes, los extranjeros allí son anécdotas.
 
            No se me puede olvidar que a Francia e Italia les superamos en paro, temporalidad de los contratos y mayor número de millonarios, lo que hace que la renta per cápita real sea mucho más baja que esos 17.000 dólares.
 
            Vayamos ahora con el límite ecológico, que es el más determinante para fijar la población de un país.
 
            El primer y principal factor es el agua, tanto en cantidad como en calidad. Pues la media pluviométrica en Francia y en Italia está por encima de 900 litros por m2 al año, y en España no llegamos a 500. Encima, en estos dos países la lluvia está mucho más distribuida a lo largo del año, y cuando cae aquí lo hace durante seis meses y tan rápido que o se llena de lodo o se pierde en riadas, aparte de pasar otros seis meses sin ver una nube en el cielo. Si a alguien no le cuadra la humedad de Italia ( Francia nos parece más verde ), que piense que los alrededores de Roma, en el centro, parecen las colinas de Bilbao, y los montes del entorno de Nápoles, al sur, reciben tanta lluvia como Asturias.
 
        El agua mezclada con el terreno fértil dan lugar a la agricultura, algo que, aunque no suponga mucho en la economía nacional, si en el bolsillo particular, además de ser base de las industrias de ganadería y transformación de alimentos. Y por supuesto en caso de una grave crisis se puede prescindir de todo menos de comer, con lo que la agricultura adquiere una importancia capital.
 
        Antes de tirar por éste camino hay que decir que Francia y España tienen los dos territorios más extensos de la U.E. de los 25, 543.000 y 506.000 km2 respectivamente, mientras que Italia cuenta con 301.000 km2. Francia y España podrían equivaler territorialmente e Italia a 3/5 de los dos anteriores, con lo que se debería multiplicar casi por 1,7 su producción nacional para comprobar la riqueza de su suelo. Valga todo esto para comparar las cifras de producción, ya que los tres países dedican de su superficie aproximadamente el 35% a cultivos y el 30% a bosque maderable.
 
Producción de trigo; Francia 39 millones de toneladas, Italia 6 y España 5.
Maíz; Francia 16 millones de toneladas, Italia 10 y España 4.
Cebada; Francia 11 millones de toneladas, Italia 1,2 y España 8,4.
Remolacha; Francia 32 millones de toneladas, Italia 12 y España 7.
Patata; Francia 7 millones de toneladas, Italia 3 y España 3.
Uva; Francia 7 millones de toneladas, Italia 9 y España 5.
Madera; 39 millones de m3, Italia 10 y España 15.
 
        Para que no se diga que doy los datos que me interesan, explico: Los anteriores son productos básicos que se pueden y deberían cultivar en secano, sin tirar del regadío. Porque aunque les igualamos, en producción frutal, hortalizas y cítricos, inclusive superándoles en algún producto específico; en España éstas producciones necesitan agua que no hay donde se cultivan. Y cada día llueve menos. Y cada día hay más peleas por los trasvases de agua. Y cada día hay que invertir más en modernizar el riego, con menos subvenciones de Europa.
 
        Por otro lado, los productos antes referidos ( a excepción de la madera y uva ) son base de alimentación ganadera, cuyos costes son más elevados en España. Baste decir, para el que no lo sepa, que el jamón y embutido barato de Cantimpalos procede de animales polacos y checos, de mucho menor coste, porque el criado en la provincia de Segovia casi no es comercial.
 
            Al menos les superamos sin peros en aceite de oliva, ya que España es un país que pide la agricultura y ganadería extensiva, cosa que no ha de tomarse como un atraso, sino una adaptación a lo que hay, combinándolas con la calidad del producto. Lo que no podemos soñar es acercarnos a la producción “comercial” de países con el doble de humedad, triple riqueza mineral en el suelo y cuádruple menor riesgo de erosión.       
     
            El terreno: con la misma calidad del suelo que nosotros tenemos en el 70% de nuestros cultivos, en Francia e Italia lo dedican a pasto por su pobreza; y el 25% del total de nuestro territorio que dedicamos a pastos, siendo la mayor parte eriales, allí se califica de improductivo. La elevada altitud media que tenemos frente a ellos, sin glaciares ni caudalosos ríos que rieguen los valles como sucede en Suiza, nuestro par europeo en altitud; hace que la mayor parte de España sea el equivalente a alta montaña o las estepas de clima continental de Asia ( con menos de 5 hab./km2 ).
 
            De todo lo anterior sale que España debería tener unos 32 millones de habitantes como máximo para tener el mismo nivel que ellos por habitante, dato obtenido de estudios de la F.A.O. y varias facultades de Ciencias Ambientales.
 
            Sr. Sebastián y colegas: si procede sacar la media de uno y otro análisis, salen 34 millones de habitantes. Curiosamente España frenó al ir acercándose al Nivel Europeo en 39 millones, y las previsiones sin inmigrantes eran que nos pondríamos en 35 hacia el año 2020. Desde que se ha desmadrado la entrada de extranjeros en España, puede que la economía haya subido el 4% anual, pero no en los bolsillos del ciudadano medio, que también es el consumidor de los productos de ésa economía y sin dinero acabará consumiendo menos, terminando con ésta Arabia Feliz.
 
            La única arma que les quedará por esgrimir a éstas alturas será la tan manida ¿quién pagará las pensiones? Pues miren, miren las previsiones de la Seguridad Social para cuando los inmigrantes se jubilen o cobren del Estado por cualquier motivo; según ustedes necesitaremos otros 6 millones, y así sucesivamente. Nada que al final los 423 millones como en Bangladesh.
 
        Dejen ustedes de animar a las prejubilaciones a los 50 años, no despilfarren el dinero en lo que lo hacen, y sobre todo empiecen con medidas para favorecer la natalidad entre los españoles, para llegar a los 2,1 hijos por pareja que supone el reemplazo generacional, establezcan un sistema de Seguridad Social de ahorro, no de tirar las aportaciones en “regalos” para comprar votos de jubilados. La que están preparando entre unos y otros es fina, la saca ya está vacía y peor se va a quedar.
 
            Sr. Sebastián, creo que procede usted del mundo de la enseñanza, pues vuelva allí. Pero no para dar clase sino para recibirla, de Matemáticas, de Economía, de Historia y Geografía ( o Conocimiento del Medio, como le llaman ahora ) y sobre todo de Ética y Moral.              
 

Enlaces Relacionados

· Más Acerca de Inmigración


Noticia más leída sobre Inmigración:
Campaña en los barrios

Opciones


 Versión Imprimible  Versión Imprimible

 Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Nuke ET Copyright © 2004 por Truzone.
Página Generada en: 0.094 segundos