Ceuta. Los marroquíes pueden empadronarse sin documentos, los europeos no
Fecha Domingo, 25 Febrero a las 09:38:44
Tema Inmigración


Nuevo escándalo en Ceuta. Los marroquíes pueden empadronarse sin documento alguno mientras los europeos no pueden hacerlo.

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha desestimado, en sentencia firme, el recurso de la Ciudad Autónoma de Ceuta contra las sentencias que habían sido dictadas por el Contencioso-Administrativo de la ciudad que obligaban a la Administración local a tramitar hasta el final las solicitudes de alta en el padrón municipal de habitantes «partiendo de que no es necesario estar en posesión de tarjeta de residencia para la inscripción en el mismo».

 Esto supone que a los solicitantes de empadronamiento marroquíes no se les pueden exigir requisitos, mientras a los nacionales de Estados de la UE (y a otros cuyos ciudadanos con regímenes jurídico tengan este mismo régimen jurídico) se les exigirá el número de la tarjeta de residencia en vigor o, en su defecto, número del documento acreditativo de la identidad o pasaporte en vigor expedido en su país de procedencia».



Ceuta «marroquinizada»
 
El TSJA echa por tierra la determinación adoptada por la Ciudad que impedía este tipo de empadronamientos de extranjeros bajo el temor de que podría «marroquinizarse» Ceuta de pretender dicho empadronamiento los súbditos marroquíes. Con el fallo dictado por el TSJA, los servicios jurídicos de la Ciudad están estudiando las armas de que disponen antes de aplicar esta medida.
 
El fallo del alto tribunal contempla además la condena a la Ciudad del abono de las costas del proceso, lo que supone un varapalo definitivo contra la resolución emitida por la Consejería de Presidencia el 4 de mayo de 2005 por la que se acordó no proceder al empadronamiento de varias decenas de personas en la ciudad autónoma por carecer de la tarjeta de residencia y que fue dictado por el consejero de Presidencia, José Luis Morales, quien, precisamente, se enfrentó con el principal partido en la oposición, UDCE -de predominancia musulmana-, por este mismo asunto provocando la salida de sus líderes de la comisión de reforma estatutaria.
 
La sentencia del TSJA indica que «resulta incuestionable que la Ley 7/1985 es de una claridad meridiana: a los nacionales de Estados de la UE (y a otros cuyos ciudadanos con regímenes jurídico tengan este mismo régimen jurídico) se les exigirá el número de la tarjeta de residencia en vigor o, en su defecto, número del documento acreditativo de la identidad o pasaporte en vigor expedido en su país de procedencia», pero «para los ciudadanos de un Estado no comprendido en la relación anterior (como Marruecos) no se dispone nada al respecto sobre tarjeta de residencia».
 
Sin requisitos
 
De ahí que a los solicitantes de empadronamiento que sean marroquíes no se les pueden exigir requisitos «no previstos legalmente», ya que «la finalidad del empadronamiento resulta un hecho ajeno y sin relevancia jurídica a los efectos que nos interesa». La función de la Delegación del Gobierno será conocer si un marroquí que quiera solicitar su empadronamiento en la ciudad reside legalmente en Ceuta o se trata de una argucia para obtener una documentación por parte de quienes permanecen ilegalmente en la ciudad.
 
El Negociado de Estadística de la Ciudad Autónoma tendrá ahora que proceder al análisis de cada uno de los expedientes que rechazó por carecer de la tarjeta de residencia determinando si pueden optar además a una educación pública y a una sanidad.






Este artículo proviene de INICIATIVA HABITABLE
http://www.madridhabitable.org/digital

La dirección de esta noticia es:
http://www.madridhabitable.org/digital/modules.php?name=News&file=article&sid=669