Actividades: Cómo se decidió dejar empobrecerse a España
Economía

Cómo se decidió dejar empobrecerse a España por una estrategia
Alberto Grasa

 

Poco les importamos los ciudadanos a la clase política, preocupada sólo por gobernar sobre almas y billeteras. Los principales partidos políticos de España conocían en 2008 el tamaño de la entonces incipiente crisis y en vez de amortiguar sus efectos, decidieron aprovecharla en su propio beneficio. Toda una traición a su propio pueblo, dejando que llegue al hambre a cambio de imponer su mandato.


A finales de 2007 arrancaba una campaña electoral que la historia de España recordará dentro de muchos años como decisiva. Hace doscientos años la operación militar franco-española para invadir Portugal hizo que muchas “majas” confraternizaran con los soldados franceses que entraban a España, puertas abiertas por Godoy. Pocos años después les atacaban con las tijeras de costura mientras Goya tomaba apuntes para sus cuadros. En aquella ocasión igual que ahora, todo iba bien al principio. Poco después llegó la sospecha y cuando quisieron darse cuenta estaban invadidos. Hubo quien resistió en la idea de que las ideas liberales procedentes de Francia modernizarían España aunque fuese por las armas. Se dieron un baño de realidad cuando vieron sustituir en el trono de España a un absolutista por el hermano de otro, el cual había traicionado los principios revolucionarios que le hicieron nacer como líder.
 
Durante los primeros años del Zapaterismo se vivió el final de la ilusión del ladrillazo y la California europea en España. La economía seguía con una ficticia pujanza y nadie recordaba siquiera que el PSOE se había aupado al poder gracias al mayor atentado de nuestra Historia. Pero a finales de 2007 ya estábamos empezando a notar los efectos de la gigantesca crisis que aún padecemos (y lo que queda). Tanto el PSOE como el PP sabían lo que ocurría y la dimensión de lo que vendría.
 
En Abril de 2007 saltaban todas las alarmas. Comenzaba en Estados Unidos la crisis de las hipotecas “subprime”. Los hipotecados, tenedores de inmensas cantidades de dinero prestado sin aval no podían cumplir con sus obligaciones. Se presentaba la bancarrota de New Century Financial Corporation. La desconfianza hacia el sistema financiero hace que en Mayo los expertos de N.A.B.E. redujeran la previsión de crecimiento en U.S.A.. En Julio, Bernanke y la Reserva Federal adviertan del peligro mientras caía el banco Bern Stearns. Europa se vió obligada a intervenir en Agosto el B.C.E., pero la contaminación de las hipotecas “subprime” ya estaba en el continente y en septiembre quiebra en el Reino Unido el banco Northern Rock y en Alemania el I.K.B.
 
En los meses de Octubre y Noviembre de 2007 se presentan los candidatos y arranca la precampaña electoral de las Elecciones de 2008 estamos. El flujo del crédito mundial se ha detenido. Hay quiebras de bancos en todo el mundo y lo más importante, el 27 de noviembre del 2007 se publica como el precio de la vivienda en Estados Unidos ha caído dramáticamente. Norte América había padecido los efectos del reventón de la burbuja inmobiliaria, en la que llevaban diez o quince años y el peso de la construcción sobre su economía no llegaba al 10%. En España algunos comienzan a darse cuenta que va a pasar lo mismo, con la salvedad de que la burbuja ladrillera española lleva creciendo cuarenta años y supone el 50% de la economía nacional, directa o indirectamente.
 
Al final del año se reunió el famoso Club Bilderberg, donde se trató con urgencia la evidencia que la crisis ha descubierto la Crisis. Hay más dinero circulando del que existe en realidad, en una proporción de varios a uno debido a la especulación con el crédito. El mundo occidental se ha desindustrializado a favor de los países asiáticos y éstos no han aprovechado para “occidentalizarse”, con el consiguiente riesgo de que una revolución social aparejada al despegue industrial (como pasaba en el siglo XIX en Europa) afecte a todo el planeta. O peor, que los emergentes asiáticos chantajeen al occidental. Estados Unidos se tranquiliza al comprobar que los ahorros de los chinos están en dólares, y éstos no van a dejar caer la economía americana. El núcleo central de la U.E. empieza a preparar planes de austeridad.
 
Por España asistieron a las reuniones del Club, como habituales que son, Esperanza Aguirre, Juan Luis Cebrián, Guillermo de la Dehesa (presidente del Instituto de Empresa), Rodrigo Rato y Pedro Solbes ( que tendrá un papel decisivo en las elecciones de 2008 ) entre otros. La información de aquel “presente y futuro” está en manos de los principales contendientes de las elecciones. Y teniendo en cuenta que a los Partidos Nacionalistas les importa muy poco lo que ocurra, ya que su estrategia se basa en chantajear al partido nacional de turno, todo el mundo está enterado. Todo el mundo menos el ciudadano de a pie.
 
La estrategia que plantea el PSOE es la de ganar las elecciones. Una vez en el poder seguir otros cuatro años mestizando España a base de introducir inmigrantes. Su aplastante control sobre los medios de comunicación hará el resto. Presentará a los inmigrantes como una necesidad y una bendición, engordando presumiblemente su caladero de votos lo que les perpetuara en el poder. ¿Sentido de Estado? ¿Estrategia económica? ¿Proyecto de Desarrollo? Ninguno. Es más importante aplicar la Alianza de las Civilizaciones.
 
Los cálculos hechos para el problema económico son: Un par de años, en torno a tres millones de parados y la salida en 2010-2011, justo para presentarse a los siguientes comicios nacionales. ¿Y como salimos de la crisis? Sencillo, la U.E. irá tirando del carro y arrastrando a España. Y para redondear se destruirá una buena parte de la clase media que pasará a baja. En este caldo de cultivo emergerá una nueva cantera de próximos votos a base de echar la culpa de la crisis pasada al empresariado y la banca, ya que hasta ése momento las pérdidas de dinero y empleos se han debido exclusivamente a aventuras empresariales.
 
 Aún no se daban cuenta de que la crisis en España era básicamente estructural. Estructura industrial, económica, social y hasta familiar. Basaban su estrategia de aguantar una crisis corta en análisis como los del mismo George W. Bush, cuando el 7 de enero de 2008 afirma que “se resentirá el crecimiento durante 2008, pero el fundamento de la economía es sólido”. Así pues, se dispusieron a negar la mayor, como mucho admitir una ralentización y enfatizar en los logros sociales.
 
En el otro lado, el PP tomó la decisión de perder las elecciones. Sus representantes en el Club Bilderberg son más economistas que periodistas (caso del PSOE), y prevén una crisis que puede llegar a recesión y durar sus efectos hasta pasadas las Elecciones de 2012. Toda la legislatura será una constante sangría de parados hasta llegar a los cuatro millones (cifra que repitieron hasta 2009). Una vez perdidas las elecciones se verá caer la economía durante cuatro años. Será entonces cuando los populares comenzarán a presentar periódicamente los titulares (no el contenido) de planes propios para salir de la crisis. El resultado ha de ser llegar a 2012 sin que se haya salido del agujero, dejar un PSOE destrozado y presentarse como única opción política alternativa o “el menor de los males”.
 
La estrategia en 2008 es clara, hay que perder pero advirtiendo lo que viene y anunciando la solución. Ya en el poder plantear como solución transitoria la pérdida de las conquistas laborales del trabajador, en pro de una presunta libertad que el empresario empleará para contratar y reanimar la actividad. Lo llaman “flexiseguridad”. Pero no va a ser una solución temporal. El campo perfecto para el empresario sin escrúpulos, para la gran corporación que a la hora de reducir costes tiene en la misma categoría de “innecesarios” el periodo de maternidad de la secretaria o el gasto en electricidad del neón de la entrada. Tampoco en éste lado han previsto la crisis estructural, buscan simplemente llevar hasta el final los postulados de Adam Smith y crear una nueva economía sin intervención estatal.
 
Una vez establecidos los objetivos y  estrategias hay que plantear las batallas.
 
Por parte del PSOE deben dar la impresión de que la incipiente crisis se trata de un problema pasajero. En ése momento las llamas de la crisis están quemando a la Bolsa, sobre todo tras las caídas del 21 de enero de 2008, y se hartan de recordar al votante socialista que quien pierde es el rico que juega. El 22 y el 30 de enero de 2008 la Reserva Federal acorta sus tipos de interés y se anuncia lo mismo para Europa, la situación se solapa argumentando que esto beneficia a los tenedores de hipotecas, ocultando el colapso que se avecina.
 
Durante Febrero y Marzo de 2008 siguen cayendo bancos en todo el mundo, el PSOE sale a la palestra advirtiendo que los españoles son mucho más sólidos ya que nuestro sistema no está tan expuesto al riesgo. Pero se callan que en los activos de nuestros Bancos se anotan los inmuebles con un valor muy superior al que tienen. Presentan a Zapatero como un caballero idealista y de escudero apañan al flemático y tranquilizador Solbes.
 
El PP advierte de la crisis de la peor manera posible, con el gesto sombrío. Conocedores de que al español no le gana el voto un agorero se colocan en ésa posición para poder perder. Su caballero será el inocuo Rajoy y el escudero un empresario que, sin mano para la política, soliviantará al votante pero dejará en el subconsciente los alarmantes datos, Francisco Pizarro.
 
La primera batalla se da entre Solbes y Pizarro el 21 de febrero de 2008. Merece la pena ver en debate de nuevo en Internet. Clavan sus posiciones. Pizarro llega presenta como modelo idóneo de gestión el de Esperanza Aguirre y después se atasca. En un momento dado llega a nombrar la burbuja inmobiliaria, pero para no enfadar a los que la hincharon declara que la crisis del ladrillo será pasajera, único dato erróneo cuando “acierta” en lo demás meses después. Solbes va desviando golpes con cargo a las cifras de ocupación y fondos de dinero para tener margen de maniobra. Cuando termina el debate Solbes ha cumplido tranquilizando y Pizarro dejando caer las previsiones y perdiendo el enfrentamiento.
 
El 25 de febrero  de 2008 se entabla combate entre los líderes. Zapatero no es tan listo como Solbes y pierde, por lo que las encuestas empiezan a dar, según algunos medios como ganador a Rajoy.
 
Como en ésas circunstancias no se consigue el resultado electoral que busca cada uno, para el siguiente debate pactado, el 3 de marzo de 2008 Rajoy incomprensiblemente se enzarza en una discusión sobre la guerra de Irak con Zapatero. Cuando los medios le dan como perdedor a escasos días de las votaciones, reconoce públicamente su error. Extraña que se metiese en tal berenjenal sabiendo el resultado. Simplemente tenía que perder el último debate.
 
Han pasado dos años y la crisis se ha convertido en el mayor cataclismo de nuestra historia reciente después de la Guerra Civil. En un PSOE desbordado casi no se dieron cuenta (entre la riada de dimisiones) que se iba Solbes el pasado 15 de septiembre de 2009, ganador real de aquellas elecciones. Curiosamente tres meses después abandonaba el PP y su escaño el sr. Pizarro, harto del ostracismo al que le habían condenado sus propios compañeros. Total, su misión la cumplió el 2008 y hacen falta sabihondos que les puedan hacer sombra.
 
Dentro de dos años vuelve a haber elecciones. Valga todo lo anterior para demostrar los ciudadanos lo que le importa a la clase política que podamos pasar hambre o que perdamos nuestros ahorros. Queda demostrado que hace dos años tenían todos en la mano información suficiente para plantearse como amortiguar la crisis tomando determinadas medidas y lo que hicieron fue muy diferente. Los partidos nacionalistas y periféricos esperaron como es su costumbre, a ver quien les podía hacer mejores ofertas. Los grandes se emplearon, uno en mantenerse a toda costa y todo engaño en el poder y el otro en dejar caer a su enemigo para sustituirle. Por medio la necesidad y la aflicción de los españoles.
 
Por pura lógica la única alternativa posible que le queda al español es la de un partido político alternativo que priorice su bienestar. Que crea que el fin último de la política en España es defender el estatus del español y lo respete como paisano, que no le engañe como a un subordinado tonto. Es la hora de un Partido Identitario.     
 
        
 
 

Enlaces Relacionados

· Más Acerca de Economía


Noticia más leída sobre Economía:
LA FUNCION SOCIAL DEL TRABAJO.

Opciones


 Versión Imprimible  Versión Imprimible

 Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Nuke ET Copyright © 2004 por Truzone.
Página Generada en: 0.100 segundos