Artículos: El embarazo arroja al despido a una de cada cuatro mujeres
Economía

El embarazo arroja al despido a una de cada cuatro mujeres

Un 90 por ciento de las futuras madres sufre acoso en el trabajo. El clima de trabajo se hace insostenible para demasiadas embarazadas. La discriminación laboral de las mujeres persiste y se agrava cuando llegan los niños, hasta el punto de que el embarazo se convierte en la principal causa de despido o de amenazas por parte de la empresa, según un estudio realizado por la Fundación Madrina, que destaca que esta situación pone a la mujer ante una decisión extrema entre ser madre o proseguir su desarrollo profesional.



La discriminación laboral de las mujeres persiste y se agrava cuando llegan los niños, hasta el punto de que el embarazo se convierte en la principal causa de despido o de amenazas por parte de la empresa, según un estudio realizado por la Fundación Madrina, que destaca que esta situación pone a la mujer ante una decisión extrema entre ser madre o proseguir su desarrollo profesional.

De hecho, esta organización subraya que cerca del 90 por ciento de las embarazadas sufren «mobbing» o acoso maternal en su puesto de trabajo y que, incluso, un 25 por ciento de ellas son despedidas. El «mobbing maternal», según la experiencia de la Fundación Madrina en estos casos, pasa por someter a la trabajadora a una serie de medidas de presión que van desde relegarla a puestos inferiores hasta animarla al aborto para seguir en la empresa.

Carga familiar

El presidente de la fundación, Conrado Giménez, señala que «se trata de mujeres con cargas familiares no compartidas». «Además de ellas -añade- cerca del 40 por ciento es víctima de violencia de género, aunque sólo un 5 por ciento lo reconoce y entre un uno y un dos por ciento lo denuncia». Uno de los motivos del «mobbing» en las empresas deriva del hecho de que la persona que lo sufre destaca por algún motivo o genera un conflicto en su trabajo, según explica José Luis González de Ribera y Revuelta, profesor de la Universidad Autónoma de Madrid y Jefe de Servicios de Psiquiatría en la Fundación Jiménez Díaz, quien añade que, «en ocasiones, los compañeros de trabajo sienten una "envidia inconsciente" de la baja de la que luego disfruta una mujer embarazada».

En su opinión, el mal ambiente en el trabajo se da también porque cuando una persona se encuentra de baja crea una molestia a sus compañeros, que se tienen que encargar de nuevas tareas. Y apunta que una de las pautas que más se da en el acoso es que en el trabajo se «ignora» a la persona, «se vuelven invisibles» para los demás, no se les habla o no se les escucha.

Para I. G., que pide que sólo citemos sus iniciales, quedarse embarazada fue todo un reto debido al trato que recibió en su empresa cuando anunció la buena nueva. «Estuve trabajando en el departamento de contabilidad de una empresa cuatro años y medio, me quedé embarazada y, cuando lo dije en mi empresa, ni mis compañeros ni mis jefes me daban trabajo, me ignoraban y además no me dieron ningún tipo de facilidades». Después de los cuatro meses de permiso por maternidad, cuando se incorporó al trabajo nuevamente se encontró con una «inesperada» reducción de personal, en la que ella contaba como uno de los despidos.

El presidente de la Fundación Madrina señala que el empresario considera que, con su maternidad, las «prioridades vitales» de estas mujeres han cambiado al decidir ser madres, y piensa que no se ocuparán de igual manera de las tareas profesionales. «Para todas, el problema de la flexibilidad de horarios, el acceso a guarderías gratuitas y el apoyo psicosocial es determinante en su estabilidad laboral», precisa. Asimismo, indica que más del 65 por ciento de las mujeres que se acercan a esta organización para solicitar ayuda denuncian el «mobbing maternal» y demandan empleo.

Para tratar el problema de exclusión laboral hacia la mujer que decide ser madre, la Fundación Madrina desarrolla el «Programa Madre» que ha atendido a más de 1.500 mujeres y cerca de 25.000 llamadas de embarazadas y madres en dificultad psicosocial y laboral.

 Apoyos

Este programa está dividido en tres áreas de actuación, mediante las cuales apoya a las mujeres embarazadas: Proyecto «Carla», destinado a la prevención y a la orientación; el proyecto «Lucía», basado en el acogimiento y acompañamiento y, por último, el llamado «Sandra», cuya finalidad es la formación y el empleo y que pretende crear una red de empresas que contraten a estas jóvenes embarazadas o que sobrellevan cargas familiares. De este proyecto se han beneficiado muchas mujeres, como I.G. que, gracias al «Proyecto Sandra», tiene un empleo de contable en una empresa que le permite flexibilizar horarios y compaginarlos con su hija.

La Fundación Madrina demanda que la sociedad y las administraciones apoyen a la mujer en su maternidad con medidas laborales y sociales más concretas, favoreciendo fiscalmente la incorporación de la madre al trabajo, flexibilizando horarios, facilitando más plazas y gratuidad de guarderías, cofinanciando bajas maternales u ofreciendo sueldos por maternidad.

 

Enlaces Relacionados

· Más Acerca de Economía


Noticia más leída sobre Economía:
LA FUNCION SOCIAL DEL TRABAJO.

Opciones


 Versión Imprimible  Versión Imprimible

 Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Nuke ET Copyright © 2004 por Truzone.
Página Generada en: 0.088 segundos