Artículos: España emplea sobornos para poder repatriar ilegales en los paises de origen
Inmigración

De espanto; maletines, sobornos, inseguridad, vacunas caducadas..... La policía podría estar sobornando a las autopridades del país de destino en cada vuelo de repatriación.

Los sindicatos policiales divulgaron antes del verano que los policías que custodian a los inmigrantes hacen llegar a las autoridades locales que reciben a los extranjeros repatriados «cajas de whisky, papas y ordenadores», además de un «maletín». Ahora, el rumor que circula entre los policías es que el mando militar senegalés que se encarga de recepcionar el vuelo recibe 3.000 dólares por vuelo, una cantidad que es entregada por un inspector de la Comisaría General de Extranjería y Documentación en la parte delantera del avión, donde no pueden ser avistados por los agentes, o en la carpa instalada en el aeropuerto senegalés.



El sindicato CEP denuncia que en los vuelos a Senegal cada agente custodia a más de un inmigrante, frente a los dos que deben acompañar a un irregular ? Viajan, además, sin vacunar

 Sesenta policías por sesenta inmigrantes, es la proporción que se guardaba en los vuelos de repatriación de inmigrantes indocumentados procedentes de países subsaharianos. Ahora la equivalencia ha variado y son ya 90 senegaleses los que son trasladados a su país de origen acompañados por 60 policías de tal manera que cada agente presta protección a 1,5 extranjeros, según ha informado la Confederación Española de Policía (CEP). Su portavoz, Rodrigo Gavilán, denunció que «se están vulnerando los protocolos de seguridad que establecen que por cada extranjero repatriado deben viajar dos policías».

   Ahora, los viajes de senegaleses en vuelos fletados por el Ministerio del Interior se están desarrollado sin incidencias, según ha reconocido el ministro de Trabajo, el de Interior y hasta los sindicatos policiales. Sin embargo, en este tipo de servicios, en que la Policía viaja de paisano, desarmada y los inmigrantes sin ningún sistema de retención «cualquier día podría ocurrir alguna incidencia. No se puede garantizar la seguridad en pleno vuelo». Si, en el peor de los casos, sucediera alguna situación conflictiva, «para reducir a un subsahariano de 1,90 metros de altura aproximadamente y complexión fuerte se necesitaría la intervención de tres o cuatro agentes».

   Prueba de que de que en los vuelos de repatriaciones viajan ya más inmigrantes que agentes que les custodien fue lo ocurrido el pasado miércoles en que se fletaron dos vuelos de Air Europa a las siete de la mañana y a la una del mediodía. 14 policías que viajaban en el primero y otros 21 del segundo se quedaron sin la comida del catering que cedieron a los inmigrantes.

   El retorno de los subsaharianos a sus países de origen se ve aliviado, en parte, por la pequeña ayuda económica que reciben del Gobierno español. Antes de desembarcar un agente les ofrece un sobre con 50 euros. «Algo de dinero para que puedan volver a sus localidades», según ha admitido el Ejecutivo. Las autoridades senegalesas también «compensan» a aquellos que no pueden lograr el sueño europeo con otros 10.000 francos (15 euros) para el traslado de vuelta a casa. Pero no son los únicos. Los sindicatos policiales divulgaron antes del verano que los policías que custodian a los inmigrantes hacen llegar a las autoridades locales que reciben a los extranjeros repatriados «cajas de whisky, papas y ordenadores», además de un «maletín». Ahora, el rumor que circula entre los policías es que el mando militar senegalés que se encarga de recepcionar el vuelo recibe 3.000 dólares por vuelo, una cantidad que es entregada por un inspector de la Comisaría General de Extranjería y Documentación en la parte delantera del avión, donde no pueden ser avistados por los agentes, o en la carpa instalada en el aeropuerto senegalés.

   El mando que admite a los «sin papeles» previamente revisa el avión y comprueba que todo está en orden y los inmigrantes regresan en condiciones dignas. La Policía considera que estos «regalos» son un «trato de favor» para ganarse a las autoridades locales, mientras que el Gobierno los considera un gesto de «amistad» y «colaboración» con el país africano que se hace desde la época en la que gobernaba Aznar.

   La CEP también ha denunciado que muchos de los agentes que viajan a países africanos, «lo hacen con vacunas caducadas, o bien sin ellas y sin pasaporte». Lo constatan algunas «minutas» o informes remitidos en el mes de septiembre por agentes de Málaga a sus mandos más inmediatos de la Unidad de Intervención Policial (UIP) y que fueron enviados a Canarias. «Tras el comunicado de un posible viaje a un país africano con motivo de la realización de expulsiones, dicho funcionario no posee ni la documentación requerida al efecto ni las vacunas por un posible contagio que comunico a Vd. para los efectos que sean oportunos».
 
  Otra minuta de otro agente exponía a su jefe un mensaje idéntico: «Ante un posible viaje a país o recinto donde se encuentran alojadas personas de origen subsahariano, tengo caducadas las vacunas que puedan impedir cualquier enfermedad infecto-contagioasa con el consiguiente riesgo personal como familiar. Asimismo le significo que el pasaporle le tengo caducado».

   El escaso interés de los agentes por participar en los programas de repatriación de extranjeros ya se vio demostrado en septiembre pasado cuando el Ministerio del Interior remitió un escrito a la Jefatura Superior de Policía de Madrid y a los servicios centrales (un colectivo de unos 15.000 agentes) solicitando voluntarios para las repatriaciones de senegaleses. En dos días se habían presentado tres.

   Los policías consideran que no es un servicio agradable que, además, está mal pagado. Un agente que interviene en la repatriación de un subsahariano viene a cobrar unos 150 euros por servicio que, en caso de los países africanos, se resuelve en un solo día.
   Fuentes policiales detallaron que cada dos días aproximadamente parten entre cuatro y cinco vuelos hacia Senenal con una cantidad de extranjeros que oscila entre los 60 y los 90. La mayoría se fletan desde Fuerteventura «con normalidad».

   El secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Bernardino León, anunció hace tres días en la Comisión de Asuntos Exteriores del Senado que España ya ha repatriado alrededor de 4.000 senegaleses que llegaron a territorio español en situación irregular. León explicó que se están realizando del orden de 15 vuelos semanales desde las islas Canarias a Senegal y garantizó que el programa de repatriaciones sigue y «si no ocurre ningún hecho extraordinario», se mantendrá.

   No obstante, las repatriaciones son fruto de un acuerdo puntual entre el Gobierno español y el senegalés y podrían ser interrumpidas en cualquier momento, ya que no existe un convenio específico suscrito por el país africano que permita las repatriaciones automáticas de los senegaleses.

   El ministro de Asuntos Exteriores no logró convencer al Gobierno senegalés la semana pasada para que firmase un acuerdo que formalice esta práctica de manera automática. La decisión que quedó aplazada para el mes de diciembre próximo. Y eso a pesar de que España se comprometió a abonar 15 millones al Gobierno africano, el triple que a Guinea y Gambia. El pasado día 9 Moratinos llegó a un acuerdo con Guinea -Conakry por el que aceptaba acoger a 156 guineanos «sin papeles» a cambio de cinco millones en ayuda. A los envíos masivos de senegaleses a ha contribuido la policía del país africano, que se trasladó hasta Canarias para identificar a sus nacionales.
 

Enlaces Relacionados

· Más Acerca de Inmigración


Noticia más leída sobre Inmigración:
Campaña en los barrios

Opciones


 Versión Imprimible  Versión Imprimible

 Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Nuke ET Copyright © 2004 por Truzone.
Página Generada en: 0.098 segundos