Artículos: Papeles como sea: las tretas para burlar la ley se multiplican
Inmigración

Papeles como sea: las tretas para burlar la ley se multiplican

Pasar por un familiar que vive en el extranjero o inscribirse por internet, los trucos más usados. Conseguir papeles que acrediten la residencia legal en España es el objetivo más codiciado de los inmigrantes que llegan a España por la «puerta de atrás». De hecho, la laberíntica burocracia que supone conseguir la documentación hace que muchos recurran a profesionales del Derecho especializados en Extranjería para que les «gestionen» el modo de obtener la legalidad en España. Sin embargo, ese afán por lograr su ansiado fin, un obstáculo más en la larga carrera desde que salen de su país hasta que logran regularizar su situación, les lleva a convertirse en verdaderos expertos del «papeleo» y la ilegalidad.



    «Los inmigrantes saben cómo arreglarse los papeles. Están al tanto de que estar inscrito en el padrón de algún municipio es un punto a favor y la manera de demostrar el tiempo que se lleva viviendo en España, uno de los requisitos que se exige cuando hay una regularización. A veces es difícil distinguir a un inmigrante nigeriano de su hermano, por ejemplo. Así que uno de los trucos es recurrir a un familiar. Si lo que desea es que su hermano venga a España, no hay más que presentar su fotocopia del pasaporte y hacerse pasar por él. Nadie va a cuestionar si es o no la persona que figura en la foto, porque puede resultar hasta difícil distinguirlos», detalla el marroquí Hassan Arabi.

   - El falso arraigo. Uno de los últimos casos que Arabi asegura conocer es el de un africano que ha aterrizado en España hace unas semanas. Viajó desde Libia hasta Italia y desde allí hasta Francia para recalar en España. ¿Por qué vino aquí? La respuesta es sencilla: un familiar le empadronó en 2001, con lo que, a efectos de la Administración, puede demostrar que lleva cinco años viviendo de forma continuada en España. Ahora mismo, una de las vías para regularizarse es la del «arraigo», para lo que se exige, entre otros requisitos, llevar tres años viviendo en España, condición que el africano en cuestión ya cumple, aunque hasta hace unos días nunca había estado en el país. «Ha elegido España porque tenía esta antigüedad», aclara Arabi.

   - Visado turístico. El portavoz de Inmigración de la Confederación Española de Policía (CEP), Rodrigo Gavilán, explica que una de las tretas más utilizadas por marroquíes, argelinos, colombianos... es venir a España con visado turístico, lo que les permite estar en España en situación legal durante 45 días. «Durante este tiempo aprovechan para empadronarse en algún ayuntamiento, expiden su tarjeta sanitaria y después se vuelven a su país. Son gente con recursos, muchos de ellos comerciantes, pequeños empresarios... No les interesa quedarse en situación irregular en España, pero su antigüedad en el padrón cuenta. Después, cuando necesitan ser intervenidos por alguna enfermedad, se vienen de vacaciones a Benidorm y se operan».

   - Empadronarse por internet. Más fácil todavía: con sólo un ordenador y conexión a internet es fácil empadronarse sin salir del país de origen. Es posible hacerlo en Barcelona. La web municipal facilita el trámite. Claro que, disponer de una dirección de residencia es clave para poder cumplimentarlo en cualquier municipio, así se ha detectado que un solo piso figura como vivienda habitual de cientos de inmigrantes. De hecho, la Confederación Española de Policía denunció en su día que la sede de Médicos del Mundo de Madrid figuraba como residencia de 700 inmigrantes.

   - Contratos innecesarios. Aprovechando la regularización del año pasado, la mayor que ha habido en España, algunas ONG con presencia en Cataluña fueron puestas en entredicho por instar a particulares a que contrataran voluntariamente a inmigrantes, aunque en realidad no tuvieran necesidad real de ofertar ese puesto, con el único fin de sacar de la ilegalidad al mayor número de extranjeros posible.

   Algunas asociaciones, entre ellas un grupo antimilitarista, mostraba sin tapujos la «trampa» en su página web a través de la cual inició la campaña «Pon un inmigrante en tu vida». En la página podía leerse: «Gracias a esta iniciativa está en nuestra mano aprovechar los errores de las leyes sobre inmigración y del proceso para ayudar a nuestros amigos y amigas inmigrantes. Con los sencillos consejos que vienen a continuación podremos darles un año de tranquilidad». El anuncio que proponía era el siguiente: «Busco inmigrante sin papeles para que venga a limpiar a mi casa, ofrezco oferta de trabajo de diez horas a la semana. Tengo prisa, quiero contratar antes del 7 de mayo (fecha límite para presentar la solicitud de regularización). No admito nacionales, ni extranjeros comunitarios ni emigrantes regularizados».

   Daba incluso respuestas a posibles dudas: «¿Qué pasa cuando firmamos esta oferta de trabajo? Pues no pasa nada. Tenemos un acuerdo para que venga a limpiar a casa (bien o mal) por un sueldo de mercado doméstico (¡vaya tú!). El o la inmigrante se presenta en la oficina con todos sus papeles y en cuanto le den la autorización provisional de residencia y trabajo tendrán que darse de alta en la Seguridad Social en un mes, siendo él o la inmigrante la responsable del alta y su pago. Pero lo más importante que pasa es que ha conseguido los papeles y tiene un año de respiro. El próximo, le vuelves a ofertar diez horas de trabajo limpiando tu casa alquilada u okupada».
 
 

Enlaces Relacionados

· Más Acerca de Inmigración


Noticia más leída sobre Inmigración:
Campaña en los barrios

Opciones


 Versión Imprimible  Versión Imprimible

 Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Nuke ET Copyright © 2004 por Truzone.
Página Generada en: 0.277 segundos