Artículos: La mitad de los musulmanes recluidos en España son de Al Qaeda o “están en ello
Islam

“Los centros penitenciarios pueden ser una escuela de terrorismo islamista”. Esta frase aparece incluida en un informe de 18 páginas elaborado por un funcionario de prisiones y al que la Dirección General de Instituciones Penitenciarias ha dado su visto bueno al entregárselo como documento de trabajo a los subdirectores de todas las cárceles españolas.

El texto apoya tal afirmación con una alarmante estimación: el 20% de los musulmanes que se encuentran recluidos en la actualidad en cárceles españoles “son miembros de la organización terrorista” y otro 30% “está en el camino de serlo”. Unos porcentajes preocupantes si se tiene en cuenta que cálculos extraoficiales -Instituciones Penitenciarias no realiza estadísticas sobre las creencias religiosas de los internos- cifran en cerca de 1.200 el número de presos islámicos en la actualidad.



El informe, titulado Reflexiones sobre el islamismo, añade que el 50% restante se reparte entre los que “están de acuerdo” pero que “por motivos familiares” no dan el salto -un 30%- y los que “no están de acuerdo con el terrorismo” -el 20% restante-. Según su autor, los altos porcentajes de presos cercanos a las posiciones de Al Qaeda son fruto de la numerosa documentación radical que de modo clandestino circula por las cárceles españolas y que “pueden considerarse como una droga muy eficaz que afecta a la razón y el corazón”.

En dicha documentación “se confunden intencionadamente máximas del Corán, la Sunna y opiniones e interpretaciones de grupos radicales islámicos situándolos a la misma altura. Los momentos anteriores y posteriores a la oración -cinco veces al día- son ocasión privilegiada para la transmisión de estas enseñanzas”, alerta el informe.

“¿Por qué esta labor masiva de captación entre los internos?”, se pregunta el propio autor del estudio. “El objetivo último que pretenden los radicales no se puede reducir de modo unívoco a la consumación de uno o varios atentados terroristas” para lo que, se asegura en el documento, “no es difícil conjeturar que cuenten en la actualidad con los suficientes recursos humanos y materiales”. Por ello, el documento aventura a continuación que con el reclutamiento en masa de presos “el proyecto fundamentalista presumiblemente persiga la destrucción masiva de todo el sistema político, social, económico occidental (...) provocando el terror”.

Estructura jerarquizada


En esta labor de proselitismo en las cárceles españolas, los funcionarios de prisiones aseguran haber detectado “una vertebración interna compleja y muy jerarquizada” encabezada por un imán que “dirige los rezos y transmite las consignas (...) Está por encima del bien y del mal. Suele vestir chilaba y (llevar) barba”. A sus órdenes se encuentra un grupo de internos, que el informe denomina ‘brazo armado’, que se encarga de su protección en la cárcel, además de varias “unidades de apoyo”.

Éstas se dividen, a su vez, en prestamistas -dejan dinero al resto de la población reclusa a un interés elevado-, extorsionadores -encargados de cobrar las deudas contraídas- y mensajeros -utilizados para comunicarse entre ellos e, incluso, con islamistas de otros centros-. Estos últimos “suelen ser no musulmanes”, alerta el documento de Instituciones Penitenciarias.

Para su labor de reclutamiento, utilizan tres tipos de documentos. El primero, calificado de “iniciación” y que se asemeja a un cómic, tiene como objetivo “revivir” en los reclusos las enseñanzas del Islam. “Supone un acercamiento, un tanteo, para analizar a la persona y sensibilizarla a favor de la causa”, se lee en el documento de Prisiones.
En el segundo tipo de textos, denominados “generales” y cuyo formato suele ser el de libreta manuscrita, “se revela una clara animadversión hacia los sistemas políticos que no siguen el Corán. Invita a tratar a los infieles como enemigos de Alá y Mahoma, (y) del Islam”. Para ello, “utilizan términos de gran fuerza y carga significativa para ir preparando psicológicamente la fase posterior y definitiva, la que realmente se pretende”.

Una fase definitiva que se alcanza con un tercer tipo de documentos, los calificados de “especiales” por el autor del informe y que se presentan habitualmente en hojas fotocopiadas. En ellos se habla ya de una organización con objetivos explícitos integrada por yunud -soldados- de Alá, que “tienen que luchar y llevar a la práctica el proyecto terrorista”. Un 50% de los musulmanes presos en España estarían ya en esta fase o a un paso de ella

 

Enlaces Relacionados

· Más Acerca de Islam


Noticia más leída sobre Islam:
Minuto Digital entrevista a Manuel Leal sobre la inmigración musulmana

Opciones


 Versión Imprimible  Versión Imprimible

 Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo

Disculpa, los comentarios no están activados para esta noticia.
Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Nuke ET Copyright © 2004 por Truzone.
Página Generada en: 0.100 segundos