Artículos: El pequeño comercio denuncia que las tiendas chinas abren sin licencia y no paga
Economía

La Confederación Española de Comercio critica duramente a la Comunidad y al Ayuntamiento de Madrid, a los que acusa de dejadez en sus funciones por no vigilar el cumplimiento de la legislación. El pequeño comercio está en pie de guerra contra el fraude en las tiendas regentadas por inmigrantes chinos. Estos establecimientos, abiertos en muchas ocasiones, hasta altas de la madrugada, incluso en festivos, se han convertido en una de las mayores amenazas del sector. Cocem, la Confederación de Comercio Especializado de Madrid, ha presentado una denuncia ante la Agencia Tributaria para que investigue “un gran fraude fiscal en este tipo de establecimientos, que abren sin licencia y no pagan impuestos”.



En Madrid, las tiendas de más de 700 metros cuadrados necesitan una licencia comercial para poder operar y, según los datos de Cocem, muchos chinos abren establecimientos sin ningún tipo de control, “que luego se traspasan sólo entre ellos”.

El presidente de esta organización, Hilario Alfaro, criticó duramente a la Comunidad y al Ayuntamiento de Madrid “por un dejadez absoluta de sus funciones a la hora de vigilar el cumplimiento de la legislación”. Alfaro denuncia que el gobierno regional cuenta sólo con 14 inspectores para evitar el fraude.

Situación en España
Miguel Ángel Fraile, secretario general de la Confederación Española del Comercio coincidió en que la misma idea e insistió en que “aunque por ahora se ha denunciado sólo el fraude en Madrid, el problema se repite también en otras comunidades autónomas”.

La CEC, que agrupa a más de 400.000 empresas del pequeño y mediano comercio, considera que “al margen de falsificaciones, las tiendas de los chinos están vendiendo productos sin ningún tipo de control de calidad y sin etiquetados, por ejemplo, en el caso de los textiles”.

La Confederación explica que se trataría por ello, además, de un caso de competencia desleal, ya que las tiendas españolas sí que tienen que cumplir con una requisitos y controles muy exigentes por parte de la Unión Europea. La Asociación de Comerciantes Chinos negó ayer las acusaciones. “Nuestros negocios son legales y pagamos a Hacienda. Lo que ocurre es que somos más competitivos”, explicó un portavoz.

Cruce de acusaciones
La denuncia por fraude fiscal contras las tiendas de chinos se produce apenas un par de meses después de que el presidente del Consejo Superior de Cámaras de Comercio, Javier Gómez Navarro, asegurara que “los comerciantes españoles se han vuelto muy cómodos” y pusiera de ejemplo a las tiendas regentadas por chinos.

“Los españoles no están dispuestos a abrir más horas de las establecidas, mientras los chinos mantienen abiertos sus establecimientos 24 horas. Si cuando el consumidor quiere comprar tu comercio cerrado, alla tú, pero mal va a ir el negocio”, llegó a asegurar Gomez Navarro. Estas declaraciones provocaron que distintas organizaciones de comerciantes pidieran al día siguiente la dimisión de Gómez Navarro, que no llegó a producirse.

Además del problema con los chinos, la CEC ha denunciado ante el Servicio de Defensa de la Competencia la existencia de prácticas restrictivas del mercado en los sectores del equipamiento de hogar, electrónica, deportes y textil. Estas prácticas, realizadas, según aseguró Fraile, por grandes empresas de distribución, consisten en la venta de artículos por debajo de coste, algo prohibido por la legislación española.

 

Enlaces Relacionados

· Más Acerca de Economía


Noticia más leída sobre Economía:
LA FUNCION SOCIAL DEL TRABAJO.

Opciones


 Versión Imprimible  Versión Imprimible

 Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo

Temass Asociados

Inmigración

Disculpa, los comentarios no están activados para esta noticia.
Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Nuke ET Copyright © 2004 por Truzone.
Página Generada en: 0.122 segundos