Movimiento Vecinal: Incompetencia, corrupción, engaños y sobornos en El Carmel
Economía

Incompetencia, corrupción, engaños, sobornos. Cuando creíamos que lo habíamos visto todo los políticos se empeñan tercamente en mostrarnos que no, que todavía son capaces de superarse a sí mismos. Esta vez ha sido un barrio entero el que ha caído bajo el peso de tanta corrupción y mentiras. En pocos días, en el barrio del Carmel, ha habido que desalojar a más de 1000 familias y a día de hoy no se sabe a ciencia cierta si el desmoronamiento de edificios no continuará en el futuro.



Ha sido en Barcelona, en el barrio del Carmel, pero podía haber sido en cualquier otra ciudad. De nuevo la incompetencia y la arrogancia de los políticos ha puesto al borde del abismo a cientos de ciudadanos.
 
Eran las nueve y media de la mañana del 27 de enero cuando un ruido sordo seguido de una intensa polvareda puso en guardia a los vecinos del Carmel.. Aún no lo sabían pero un enorme socavón se había tragado un garaje sobre la línea 5 del metro y junto con él el futuro de un barrio entero.
 
A día de hoy ya se puede hacer balance de este desastre. Más de un millar de familias afectadas. Parte de ellas no saben cuando podrán volver a sus hogares y el resto ya saben que no volverán jamás. El grupo de vecinos que protagonizó las escenas más dantescas es el formado por las 12 primeras familias que fueron desalojadas el martes anterior a la aparición del socavón. Se produjo entonces un pequeño desprendimiento de tierras en el túnel de maniobras de la ampliación de la línea de metro. El agujero estaba a 32 metros de profundidad, pero aún así se decidió vaciar el garaje y desalojar a los vecinos del edificio contiguo, el número 10 del pasaje de Calafell. Una semana después vieron como una pinza derribaba sus casas sin que se le permitiera a nadie entrar a recuperar alguna pertenencia. Hubo entonces algunos vecinos que intentaron recuperar de los escombros sus pertenencias más preciadas, sobre todo los álbumes fotográficos con toda su vida dentro.
 
El pequeño comercio ha sido prácticamente liquidado en el Carmel. 51 comercios llevan más de un mes cerrados y otros que no han tenido que cerrar han visto como su clientela ha disminuido por la dificultad de acceder al barrio. La mayor parte de estos negocios eran el único sustento económico de familias enteras que se debaten ahora entre la depresión y los tranquilizantes. Es el caso de Salvador Carmona, propietario de una tienda de recambios de automóvil que es una de las que ha tenido que cerrar porque está dentro del perímetro de seguridad. “Los negocios familiares no tenemos colchón”, repite desde el primer momento Salvador. En su vida se había medicado, pero ahora para poder dormir, tanto él como su mujer se ven obligados  a tomar tranquilizantes.
 
La gota que colmó el vaso de la desconfianza fueron los certificados que las autoridades entregaron a un determinado número de vecinos. Eran certificados de solidez de sus viviendas que les garantizaban que podían volver a sus hogares sin peligro. Una mentira más. Una semana después de aparecer el primer socavón apareció un segundo que convirtió en papel mojado los anteriores certificados (en el fondo siempre lo habían sido).
 
Los vecinos del Carmel intentan ahora organizarse para reclamar las indemnizaciones agrupándose en no menos de 10 asociaciones diferentes. Su último acto de protesta lo llevaron a cabo el pasado jueves a las puertas del Parlamento, durante el pleno extraordinario celebrado para debatir la crisis, al grito de “por vuestra culpa no tenemos casa”.
 
El alcalde de Barcelona, Joan Clos, ha cifrado en 235 millones de euros la inversión que precisa el barrio, sumando fondos locales, autonómicos, estatales y de la Unión Europea.
Asimismo, Joaquim Nadal, consejero de Política Territorial de la Generalitat de Cataluña, anunció el pasado jueves en el Parlamento que habría dimisiones. Sin embargo ni las promesas de inversión ni de dimisiones tranquilizan a los vecinos del Carmel que a estas alturas no creen ni siquiera que les estén diciendo la verdad sobre el estado del subsuelo en su barrio. El tiempo dirá si tienen razón.
 
Lo que si empieza a vislumbrarse entre la mole de escombros en que se ha convertido esta historia es el porque de la catástrofe. Para hacer los túneles del metro se ha empleado un sistema inadecuado para este tipo de suelo y por supuesto casualmente este sistema no es sólo inadecuado es además más barato que el que debía haberse usado. Maragall en un arranque de honradez o de locura soltó los galgos tras la liebre y dijo a viva voz en el Parlamento, encarándose con Artur Mas, que el problema de Convergencia era el “tres por ciento”. Maragall hacía referencia a algo que es un secreto a voces: Convergencia y Unio (al igual que otros partidos) ha estado cobrando comisiones ilegales durante años cada vez que concedía una obra a una empresa. Bien por Maragall, pero el President debería explicarnos desde cuando sabe que sus socios de gobierno habían estado realizando esas prácticas y porque no lo puso en conocimiento de la justicia.
 
Bochornoso también, el espectáculo protagonizado por Carod Rovira, apelando a la responsabilidad de socialistas y convergentes para que “las miserias que se habían puesto de relieve en el Parlament no enturbiaran la aprobación del nuevo Estatuto”. Evidente es,  que el señor Rovira vuelve a su casa todas las noches y no a un hotel en la otra punta de la ciudad como muchos vecinos del Carmel. Posiblemente entonces en lugar de reclamar que se eche tierra sobre el asunto, sin importarle lo más mínimo que sus socios de gobierno sean corruptos o no, pediría que se depuren responsabilidades y que se llegue al fondo del asunto.
 
El socavón del Carmel ha sido algo más que un agujero, ha sido la constatación de lo alejada que vive la clase política de los ciudadanos de a pie y de lo que realmente nos importa. Nos han demostrado de nuevo que su enriquecimiento personal, su vanidad y sus “sillones” están muy por encima del bienestar de más de 1000 familias.
 
Desde Madrid Habitable esperamos que las autoridades, tanto estatales como autonómicas, pongan todos los medios a su alcance para que esas 1000 familias recuperen cuanto antes su vida. Ánimo y suerte.
 

Enlaces Relacionados

· Más Acerca de Economía


Noticia más leída sobre Economía:
LA FUNCION SOCIAL DEL TRABAJO.

Opciones


 Versión Imprimible  Versión Imprimible

 Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo

Disculpa, los comentarios no están activados para esta noticia.
Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Nuke ET Copyright © 2004 por Truzone.
Página Generada en: 0.112 segundos